gmofreemidwest

Cocina y alimentos

Señales de que estamos teniendo una mala alimentación

Nuestro cuerpo es una máquina que bien afinada se comunica con nosotros mediante diferentes mensajes. Por ejemplo, en este artículo vamos a explicaros cómo se comunica cuando estamos teniendo una mala alimentación.

Si no nos alimentamos correctamente, el cuerpo nos avisará mediante diferentes señales que te ayudamos a reconocer. De esta forma podrás darte cuenta cuando suceda y poner remedio a la situación, aunque es importante contar con la ayuda de un médico especialista en nutrición.

Señales de que estamos teniendo una mala alimentación

Cómo saber que tenemos una mala alimentación

Cuando no tenemos una buena alimentación el cuerpo reacciona y nos envía diferentes mensajes que debemos saber interpretar. Por ejemplo, ¿sabías que las arrugas pueden aparecer por una mala alimentación? Sí, es una de las señales que nuestro cuerpo nos envía en estos casos.

Este síntoma de envejecimiento puede ser atenuado gracias al consumo de productos que sean ricos en antioxidantes como los carotenoides y los flavonoides además de aquellos que cuenten con vitaminas A, C y D.

Por tanto, debemos incorporar muchas verduras, frutas y pescados en nuestra dieta, reduciendo el consumo de otros alimentos, pero nunca restringiéndolos, porque también aportan nutrientes a nuestro organismo.

La pérdida de pelo puede ser otro de los mensajes que nos da nuestro organismo con la mala alimentación. Es cierto que esto puede ser debido a otras cuestiones como genética, problemas de nervios y estrés, algunos tratamientos médicos, etc.

Pero con una alimentación poco equilibrada puede que no tengamos las proteínas suficientes para nuestro organismo, las cuales se encargan de tener un buen pelo. No hay que olvidarse de consumir productos que tengan hierro, zinc o también vitamina C.

Si las heridas tardan más en curarse de lo normal, puede que también la mala alimentación juegue un papel importante. Debemos controlar la ingesta de alimentos ricos en grasas y calorías, procurando aumentar la ingesta de productos con muchas vitaminas, esenciales para nuestro organismo.

El consumo de alimentos poco nutritivos, muchos precocinados y bollería industrial puede ser un peligro para nuestra sonrisa, sus ingredientes como el azúcar pueden provocarnos caries. La inflamación de las encías, molestias en los dientes o el oscurecimiento del esmalte dental e incluso las manchas pueden ser evitadas.

Para ello hay que reducir el consumo de café, alcohol o bebidas gaseosas como la cola, los cuales tienen un efecto bastante negativo en nuestros preciados dientes.

Tener frecuentemente dolor de estómago, estreñimiento, diarrea o alguna que otra molestia intestinal es señal de que algo no va bien en la alimentación. Puede que parte de la culpa la tenga la ingesta de alimentos procesados, ácidos, picantes o que tengan bastante grasa, como el cochinillo asado.

Recuerda que es importante tener una dieta equilibrada, comer un poquito de todo y para mejorar el tránsito intestinal, consumir productos con fibra.

Con la alimentación sucede igual que con cualquier otro hábito, al principio cuesta acostumbrarse al cambio, pero si se quiere, se puede ir haciendo poco a poco, no es necesario que se haga un stop drástico en el consumo de algunos alimentos.

De esta forma iremos acostumbrando a nuestro organismo a ir comiendo cada vez menos productos que no son del todo buenos y recibiremos menos señales de que algo va mal. ¿Te animas a hacerlo?