gmofreemidwest

Cocina y alimentos

Semillas de chía ¿son tan buenas como dicen?

Las semillas de chía han cobrado protagonismo absoluto en los últimos años por sus casi poderes milagrosos. Todos los seguidores de las dietas saludables y los productos naturales lo incorporaron a su dieta gracias a sus potenciales beneficios para la salud (los puedes ver todos en la web http://semillaschia.net).

Es por eso que estas pequeñas semillas se venden como un súper alimento, pero ¿de verdad son tan buenas como dicen? ¿tienen algún posible efecto secundario?

Semillas de chía ¿son tan buenas como dicen?

Las semillas de chía, potencialmente pueden bloquear el esófago, según un estudio del caso de un paciente de Carolinas HealthCare System.

El paciente de 39 años se tomo una cucharada de semillas de chia secas y después un vaso de agua, en ese momento, experimentó un episodio de disfagia o dificultad para tragar. Cabe destacar que el paciente sufre de asma y alergias, y tiene un historial médico que incluye disfagia intermitente. La obstrucción fue tan grave, que el hombre tuvo que recibir tratamiento médico de inmediato para no ahogarse.

¿Es posible? Pues lo cierto es que si. Cuando incorporas un líquido a las semillas, inmediatamente se empiezan a formar unas partículas de hidrogel que recubren la semilla, estas partículas pueden absorber hasta 27 veces su peso en agua. Es por eso que esa bola gelatinosa se quedo alojado en el esófago del paciente y era tan complicado de eliminar si no es con intervención médica.

Ni con endoscopio, ni pinzas lo pudieron retirar. Solo con un gastroscopio neonatal pudieron lograr empujar la bola hacia el estómago y liberar su esófago.

Está claro que no a todos los que tomen una cucharada de semillas de chía seguido de un vaso de agua le va a ocurrir lo mismo, pero si es recomendable que aquellas personas con antecedentes de disfagia o de restricciones del esófago sean conscientes de este peligro asociado.

¿Debes eliminar las semillas de chía de tu dieta?

La respuesta es no, si no quieres. Su alto valor proteico y en ácidos grasos omega 3, además de antioxidantes, fibra y muchas vitaminas y minerales más, lo hacen el complemento perfecto para las dietas saludables.

Este caso es puntual, no significa que se deba eliminar del todo su consumo. Pero si se debe de tener en cuenta que no es oro todo lo que reluce, y que lo que es muy bueno para la mayoría, no significa que lo es para todo el mundo. Hay que tener cuidado en el caso de los niños, que son susceptibles de atragantarse.