gmofreemidwest

Cocina y alimentos

Mitos sobre la alimentación

Hoy en día existen muchos mitos sobre la alimentación, afirmaciones que muchas personas se creen a pies juntillas y que al final, en la mayoría de los casos son mitos que se deben desechar. Por ejemplo, ¿sabías que para adelgazar no hay que eliminar las grasas por completo de nuestra dieta? Te invitamos a seguir leyendo, porque en este artículo vamos a echar por tierra muchos mitos sobre la alimentación.

Alimentación sin grasas, ¿ideal para adelgazar?

Seguramente habrás escuchado en más de una ocasión que para perder peso hay que eliminar radicalmente las grasas de nuestra dieta, pero eso es totalmente falso. Está demostrado que las dietas bajasen grasas no adelgazan a largo plazo. Además, las grasas, en cierta medida, nos ayudan a estar sanos.

Mitos sobre la alimentación

Otro mito lo encontramos en el consumo del azúcar y nos recomiendan cambiarlo por edulcorantes. Hay que decir que no son nocivos para nuestra salud pero pueden llegar a crearnos cierta adicción al dulce y no es la solución. En este caso lo mejor es restringir el consumo de ambos y reducir al máximo la ingesta de azúcar, por eso debemos tomar postre como un flan de café días puntuales.

Los expertos recomiendan una copa de vino o un poco de cerveza a la hora de comer. En este caso nos quedamos con la cerveza, de la cual se dice que nos ayuda a hidratarnos, pero es un mito. La cerveza con alcohol no nos ayuda a recuperar los líquidos perdidos ni a saciar la sed tras hacer ejercicio. Además puede perjudicar el equilibrio y los reflejos.

No debemos suprimir ninguna comida>

La eliminación del desayuno o la cena no nos ayuda eliminar peso. Este es un mito muy extendido pero los expertos en nutrición nos dejan muy claro que saltarnos las comidas es un hábito nada aconsejable. Lo que se recomienda es incluir los tres grupos de alimentos en pequeñas porciones.

El desayuno es una comida muy importante dado que nos proporciona la energía suficiente como para iniciar con fuerza el día. Si no desayunamos es normal que nos podamos sentir cansados y lleguemos con más hambre a la hora de comer.

Tampoco es aconsejable ir a la cama sin haber comido algún alimento antes dado que nuestro cuerpo sigue funcionando y para ello necesita energía. No se recomienda acostarse justo después de cenar sino que hay que hacerlo al menos una o dos horas después. Además las cenas no deben ser demasiado pesadas, para poder favorecer la digestión y así poder dormir mejor.

Otro de los mitos más extendidos acerca de la alimentación es que los productos light adelgazan. Éstos no nos ayudan a perder peso por mucho que en su etiqueta podamos leer light. Esta palara quiere decir que alguno de sus componentes se ha eliminado o reducido, pero no quiere decir que tenga un aporte energético de 0 calorías.

Finalizamos con el mito de que las grasas vegetales engordan menos que las animales. Debemos decir que algunas grasas vegetales como las de las aceitunas, nueces, aceite canola o el aguacate, entre muchos otros, aportan unas 9kcal por cada gramo, lo mismo que las grasas de origen vegetal como la mantequilla, crema, nata, etc. El consumo en exceso de estos productos podría derivar en un aumento de peso.

Recuerda, si tu objetivo es perder peso, lo mejor es que te pongas en manos de especialistas en nutrición que te asesoren profesionalmente y te pongan una dieta apropiada para poder cumplir tus objetivos.