gmofreemidwest

Cocina y alimentos

Cocido de garbanzos con espinacas

Las legumbres pertenecen a un grupo alimenticio muy recomendable por todos los expertos en nutrición y que debemos comer al menos dos o tres veces a la semana. Dentro de las legumbres nos encontramos con los garbanzos, los cuales son tan versátiles que podemos hacer desde un cocido, hasta una ensalada.

Lo podemos mezclar con embutidos, carnes, pescados o verduras. Por ejemplo, en esta web dedicada a las zamburiñas podrás encontrar un plato de garbanzos y zamburiñas. Hoy os presentamos un plato de garbanzos con espinacas.

Cocido de garbanzos con espinacas

Para preparar este plato necesitaremos:

  • 350 gramos de espinacas.
  • 225 gramos de garbanzos (mejor naturales)
  • Tres cucharadas de tomate triturado natural.
  • 6 dientes de ajo.
  • Una cucharada de pimentón dulce.
  • Media cucharada de comino.
  • Unas rebanadas de pan.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Vinagre de vino.
  • Sal (a discreción)
  • Dos vasos de agua.

Modo de elaboración de los garbanzos caseros

Aunque esta elaboración puede hacerse con garbanzos que ya vienen cocidos, para que salga un plato más delicioso, lo recomendable es cocerlos nosotros después de haberlos tenido en remojo desde el día anterior.

Para ello solo se necesita agua y una olla a fuego medio. Dependiendo del tipo de garbanzo que hayamos elegido suele tardar entre 60 y 90 minutos aproximadamente, tiempo tras el cual ya estarán listos para continuar esta receta.

Mientras se cuecen podemos ir preparando el resto de ingredientes, donde es preferible que productos como las espinacas sean frescos aunque puedan utilizarse las congeladas. Las lavaremos bien y retiraremos los tallos y todas las partes desechables para después cortarlas en trozos no demasiado grandes.

Pondremos una olla al fuego con agua y un poco de sal, las coceremos durante unos 15 minutos hasta que queden tiernas y las dejamos escurrir bien para eliminar todo el exceso de agua.

Pelaremos tres dientes de ajo y los freiremos en una sartén, sin laminar, enteros. Cuando estén dorados por todos lados los retiraremos y en esa misma sartén freiremos dos rebanadas de pan hasta que queden bien fritas por ambas caras, intentando que no se queme.

Ahora incorporaremos los ajos y el pan en el vaso de la batidora junto a un chorro de vinagre, tres cucharadas de tomate triturado, dos vasos de agua y media cucharada de comino en grano. Batiremos hasta conseguir que los ingredientes queden completamente mezclados y reservaremos la mezcla resultante.

El siguiente paso es pelar otros dos o tres dientes de ajo y dorarlos en una sartén con aceite de oliva. Cuando estén dorados incorporaremos las espinacas escurridas al máximo y lo rehogaremos todo durante unos 5 minutos a fuego medio.

Tras ese tiempo incorporaremos el pimentón dulce y lo removemos bien todo, dejándolo cocinarse durante dos minutos, con eso evitamos que se nos queme el pimentón y amargue la mezcla.

Ahora incorporamos los garbanzos escurridos junto a la mezcla que tenemos reservada antes y lo cocinaremos durante unos 12 minutos a fuego medio removiendo de vez en cuando para que todos los sabores se incorporen y poco a poco se vaya consumiendo el caldo. Probamos el punto de sal y rectificamos si es necesario y ya estará listo para su consumo.