gmofreemidwest

Cocina y alimentos

Drones agrícolas ¿Para que sirven?

Drones relativamente baratos con sensores avanzados y capacidad de tomar imágenes están dando a los agricultores una nueva forma de aumentar su rendimiento y reducir los daños de las cosechas.

Los drones significan una cámara aérea de bajo coste que les puede aportar mucha información para este creciente número de agricultores.

Drones agrícolas ¿Para que sirven?

Estos aviones no tripulados están equipados con un piloto automático que utiliza la tecnología GPS y una cámara controlada por el piloto automático.

A diferencia de los drones tradicionales, como el drone GoPro Karma, esta nueva generación no necesita ser controlada por un piloto que esté cerca, sino que son ellos solos quienes controlan todo el vuelo, del despegue automático al aterrizaje.

Su software planifica la trayectoria de vuelo para conseguir una completa cobertura del terreno, y también maneja la disposición de la cámara para optimizar las imágenes que se van a analizar posteriormente.

Esta vista desde el aire que va desde unos metros por encima de las plantas hasta unos 120 metros, que es el máximo permitido en España para las aeronaves no tripuladas que operan sin autorización especial, ofrece una nueva perspectiva a todos los agricultores, que solamente la tenían mediante la imagen por satélite.

En comparación con esta, las imágenes ofrecidas por el drone tienen mejor resolución, son más baratas y se pueden realizar a cualquier hora del día.

También es mucho más barato que la toma de imágenes con un avión tripulado, que puede salir hasta por 1.000€ por hora. Los agricultores pueden comprar un drones por mucho menos de 500€ y les sirve para todos los días.

El avance de la tecnología ha permitido que se puedan utilizar en estos campos, y no sólo como pasatiempo. Con sus pequeños sensores integrados (acelerómetros, giroscopios, magnetómetros y a menudo sensores de presión), pequeños módulos GPS, increíblemente potentes procesadores y una gama de radios digitales, están completamente equipados para poder hacer todo el trabajo.

Todos estos componentes han mejorado bastante, y son más baratos que nunca gracias a su uso en smartphones y la escala de la industria.

Pero ¿cómo ayudan los drones a los agricultores? Vamos a ver 3 maneras diferentes:

La primera es que la observación aérea de los cultivos, puede revelar diferentes problemas presentes que no son visibles a simple vista, como problemas de riego, o plagas e infestaciones.

La segunda es que con sus cámaras se pueden tomar tanto imágenes infrarrojas como del espectro visual, revelando plantas enfermas que no pueden ser identificadas a nivel del suelo.

Y la tercera manera es la frecuencia de grabación. Al poder hacerlo todos los días, se puede recrear una animación temporal que revele cambios en el cultivo, puntos problemáticos o oportunidades para una mejor gestión del cultivo.

Es parte de una tendencia hacia una agricultura cada vez más centrada en los datos. Las granjas de hoy están repletas de maravillas de la ingeniería, el resultado de años de automatización y otras innovaciones diseñadas para cultivar más alimentos con menos mano de obra.

Los drones agrícolas se están convirtiendo en una herramienta, como cualquier otro dispositivo de consumo, y se están empezando a ver todas sus posibilidades.

Con más cantidad de datos y más precisión puede reducirse el uso del agua y los componentes químicos del ambiente y de los alimentos.

Visto de esta manera, lo que comenzó como una tecnología militar, puede terminar siendo una herramienta de tecnología verde.