gmofreemidwest

Cocina y alimentos

Receta de costillas de cerdo a la mostaza

La carne de cerdo es consumida en todo el mundo de muchas formas diferentes y si hay una parte que gusta prácticamente a todos, son las costillas. A la brasa, horno, guisadas, fritas… hay infinidad de formas de prepararlas y nosotros hemos elegido una que seguro que os gustará, costillas de cerdo a la mostaza.

Lo mejor de la carne, es que puede combinarse con cualquier primer plato, y yo lo suelo acompañar de una receta de la web http://hacermigas.com.

Se trata de una receta muy sencilla y para la que no hay que hacer un gran desembolso económico, por tanto, puede convertirse en uno de tus platos especiales cuando quieres sorprender a los tuyos. Para hacerlas necesitarás estos ingredientes:

Receta de costillas de cerdo a la mostaza
  • Un kilo y medio de costillas de cerdo.
  • Cuatro cucharadas de mostaza.
  • El zumo de un limón exprimido.
  • Media copa de vino blanco (de mesa)
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Dos cucharadas de salsa de soja.
  • Sal (a discreción)

Así se hacen las costillas de cerdo a la mostaza

Esta receta nos permite dejar las costillas a lo largo o cortarlas en trozos más pequeños. Las lavaremos bien y retiraremos el exceso de grasa que pudieran tener. Una vez hayamos acabado precalentaremos el horno a 190 grados para poder meterlas cuando las tengamos listas.

El siguiente paso es preparar la salsa con la que pintaremos las costillas. En un bol mezclamos el zumo de limón, un poco de sal, la salsa de soja, la mostaza y el vino blanco. Lo mezclaremos bien con unas varillas para conseguir que todos los ingredientes estén ligados de manera homogénea.

Una vez mezclado tendremos que ir pasando las costillas por la salsa, sumergiéndolas para que se impregnen bien. Si queremos un sabor más intenso, podemos pinchar las costillas con un tenedor y permitir que la salsa penetre más en la carne. Las dejaremos macerar durante unos minutos.

En la bandeja del horno colocaremos uno más pliegos de papel de aluminio para poder recoger la grasa que soltarán sin ensuciar demasiado. Con un pincel las pintamos de nuevo y las metemos en el horno el tiempo necesario para que se doren bien por una parte, momento en el que tendremos que darles la vuelta y volver a pintarlas con la salsa para volver a meterlas de nuevo en el horno. El tiempo dependerá de lo grandes que sean o la carne que tengan las costillas.

Cuando veamos que están hechas, encenderemos el grill del horno para que se doren y se cree una costra crujiente en la parte superior y ya estarán listas para servir, pudiendo ser guarnicionadas con patatas fritas, ensalada o cualquier otra guarnición que nos guste.

Recuerda que a la mezcla no debemos echarle mucha sal dado que la salsa de soja ya es salada de por sí. Además, si quieres un color y sabor más intenso, puedes sustituir la salsa de soja por miel porque aportará un toque dulce que contrastará a la perfección con ese toque fuerte que impone la mostaza.

Además se consigue un dorado estupendo que hará que tus costillas parezcan sacadas de la carta de un restaurante. ¿Te animas a preparar este plato?